Durante el juego, al alumnado se le pone en la situación de estar a falta de ingresos para poder llegar a cumplir sus ilusiones. Por tanto los alumnos se ven en la necesidad de escoger entre desistir de esas ilusiones o buscar otras vías para conseguir los ingresos.

Para ello los jóvenes han aportado ideas, algunas de ellas ficticias y otras maneras de conseguir dinero que ellos mismos emplean.

La ventaja es que en el nivel 1 de juego el personaje es un joven estudiante que vive una situación semejante a la del alumnado, y estas son el tipo de tareas aportadas para conseguir ingresos.

Arbitrar partidos deportivos en categorías escolares, este es un trabajo que ven bien remunerado los alumnos para gente de su edad. Otras de las opciones mencionadas son cuidar a niños, ayudar en tareas domésticas a un vecino o vender manualidades a conocidos.

Esto a su vez les ha servido para se conscientes de que en ocasiones para lograr esas fuentes de ingresos, antes han tenido que realizar algún gasto como comprar material; un silbato para arbitrar, pintura para hacer las manualidades… Lo que influirá en sus previsiones y gastos financieros recogidos en la hoja de presupuesto del juego.

 

Arizmendi 3 mayo (2)

Una pareja de alumnos del colegio Arizmendi rellenando la hoja de presupuesto con gastos e ingresos.