En opinión del profesorado, para algunos alumnos y alumnas el nivel básico resulta demasiado fácil, por lo que no dudan en introducir alguna variable como, por ejemplo, la obligación de pagar una deuda o ajustarles más el tiempo de consecución de la ilusión para forzar al alumnado a pedir un crédito u otras formas de financiación.

¡Buena idea!. El diseño didáctico de finanzas para la vida permite al profesorado orientar y modular la actividad en función del nivel y la respuesta de su grupo.

almen-eskoriatza